Los supuestos peligros de la ESI (Educación Sexual Integral) de los cuales nos intenta alertar nuestro compañero conservador, no son más que el resultado de los verdaderos peligros a los que nos enfrentamos como futuros profesionales, falta de información y cerrar los ojos frente a la realidad.  

Repasemos cuáles sí son los objetivos de la ESI. Según la UNESCO, la Educación Sexual Integral es un “proceso basado en un currículo para enseñar y aprender sobre los aspectos cognitivos, emocionales, físicos y sociales de la sexualidad. Su objetivo es preparar a los niños, las niñas y los y las jóvenes con conocimiento, habilidades, actitudes y valores que los empoderarán para: realzar su salud, bienestar y dignidad; desarrollar relaciones sociales y sexuales respetuosas; considerar cómo sus decisiones afectan su bienestar y el de los demás; y entender cuáles son sus derechos a lo largo de sus vidas y asegurarse de protegerlos”.

Define también que la ESI es científicamente rigurosa y se basa en investigaciones, hechos y evidencia. Es adecuada a la edad y desarrollo del niño, ajustándose a las necesidades de cada etapa, por lo que jamás se expondrán a imágenes o información que no sean realmente necesarias para su bienestar. Se basa en un currículum con contenidos claros y preparados por profesionales. Y es integral, por lo que abarca mucho más que sólo comportamientos sexuales. 

El primer objetivo que busca la ESI en Chile es prevenir abusos sexuales infantiles, enseñándoles a los niños a identificar qué es el abuso, qué partes de su cuerpo no deben ser tocadas por otros, entender qué es el consentimiento, aprender a no quedarse callados, y saber cuándo están siendo manipulados para atentar contra su dignidad y sus cuerpos. Este objetivo en ningún momento busca sexualizar a los niños, todo lo contrario, lucha contra las personas que sí los sexualizan y sí buscan abusar de ellos, entregando herramientas de protección a las infancias. Estos niños crecerán y se transformarán en adultos que también sabrán identificar qué es el abuso y el consentimiento, cerrando un ciclo de heridas y daños generacionales. 

Se dice que la ESI viola el derecho a la libertad de enseñanza y al derecho de los padres de educar a sus hijos. Pero la legislación chilena está obligada a respetar siempre el interés superior del niño, el cual es efectivamente cuidar su integridad entregándole herramientas para prevenir abusos y futuros traumas que los acompañarán el resto de su vida. 

 ¿De qué forma van los padres a enseñarle educación sexual a sus hijos si muchísimas veces es la misma familia la que abusa?  ¿Y cómo van a saber qué es lo que deben enseñar si ni siquiera ellos recibieron esta educación? No se puede enseñar desde la ignorancia, y defender lo contrario es tener una idea muy equivocada de la realidad.  Ignoran que la realidad de las familias en Chile es tremendamente desigual. A lo mejor a ti sí te enseñaron que es una ITS o qué es el consentimiento, pero no todas las familias tienen el mismo nivel de oportunidades de acceso a la información y de recursos para enseñar y aprender. Esto lo vemos reflejado en el uso del porno como el principal medio de “información” que utilizan los niños en este país desde muy temprana edad debido a su libertad de acceso a internet. Es nuestra responsabilidad guiarlos en ese proceso de exploración y autoconocimiento. 

Por otro lado, una cantidad preocupante de personas que fueron abusadas no reciben el apoyo necesario por profesionales formados en el tema. Es por esto que a través del proyecto “CHILE NECESITA ESI” se busca crear profesionales que sí estén preparados en educación sexual integral. Ya van 9 clases con más de 40 exponentes de distintas áreas que no han hecho más que desmentir mitos, disipar dudas, formar y prepararnos como profesionales para poder educar con responsabilidad y verdaderas herramientas a las futuras y actuales infancias de este país. 

Por esto y mil razones más, CHILE NECESITA ESI. Y con urgencia. 

Belén Nahmías, estudiante de derecho e integrante del proyecto “CHILE NECESITA ESI”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Plebiscito y desinformación

A más de una semana de transcurrido el plebiscito de salida por una nueva constitución, los resultados de esta aún dan de qué hablar. Y es que la diferencia entre el Rechazo y el Apruebo fue sorpresivamente amplia y, así como en cualquier elección, los ganadores celebran y los derrotados se lamentan.

La minoría falsa

Estimada directora, Hace tiempo que ya somos conscientes, en particular las mujeres,…

Falta de comunicación

Estimado director, Si tuviese una moneda por cada “¿Para que votar si…

Tarjeta en impresión.

$89.600 pesos. Esa es la suma exorbitante que ha gastado cada novate…