Dice la leyenda que cuando Gordias fue proclamado rey de Frigia, ofreció su carro al templo de Zeus. Para hacerlo improfanable, ató a este su lanza y su yugo con nudos que escondían sus cabos en el interior. Se decía que quien lograra desatar el nudo conquistaría Oriente. Cinco siglos después Alejandro Magno se encontró con el nudo gordiano y lo cortó con su espada. El resto es historia.

En Chile tenemos nuestro propio nudo gordiano: 11/09/1973. A 50 años hemos logrado desajustarlo, pero no parece haber forma de desatarlo. Quizás porque la óptica no es la óptima. Quizás porque nos adentramos en callejones sin salidas: ¿hay Pinochet sin Allende?; ¿Pinochet fue presidente o dictador?; ¿Allende fue democrático?; ¿La Unidad Popular fue popular? Efectivamente, el ambiente es eléctrico. Tan eléctrico que preguntarnos las causas del golpe se toma por justificarlo y pedir moderar el debate se toma por negacionismo. Nos enfrascamos en pugnas sometidas a interpretaciones y olvidamos que lo importante es la democracia y ofrecer consuelo a quienes sufrieron los perjuicios de la dictadura. Al respecto, quizás los parlamentarios debiesen considerar que la mejor forma de afianzar la democracia es practicarla, los ciudadanos que el diálogo parte por escucharnos, y los estudiantes que nuestra forma de discutirlo hoy será precedente para nuestra forma de discutirlo en el futuro.

Hay desafíos pendientes, pero habrá nudos que cortar para avanzar.

Borja Yáñez Morales, estudiante de Derecho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Plebiscito y desinformación

A más de una semana de transcurrido el plebiscito de salida por una nueva constitución, los resultados de esta aún dan de qué hablar. Y es que la diferencia entre el Rechazo y el Apruebo fue sorpresivamente amplia y, así como en cualquier elección, los ganadores celebran y los derrotados se lamentan.

Falta de comunicación

Estimado director, Si tuviese una moneda por cada “¿Para que votar si…

La minoría falsa

Estimada directora, Hace tiempo que ya somos conscientes, en particular las mujeres,…

Tarjeta en impresión.

$89.600 pesos. Esa es la suma exorbitante que ha gastado cada novate…