Durante los últimos años, la industria musical chilena ha cambiado radicalmente, con cantantes que crearon todo un movimiento que le dio un vuelco al género urbano; Polimá Westcoast, Marcianeke, Cris MJ, por nombrar algunos. Como es usual, las mujeres son poco mencionadas en estas listas, incluso, en la playlist de Spotify “Éxitos Chile”, sólo 5 de 50 canciones son interpretadas por mujeres, o tienen una colaboración con alguna. ¿Se debe esto a que realmente hay pocas mujeres en la industria? ¿o simplemente son menos escuchadas? 

Según las estadísticas de Every Noise, -una plataforma que analiza datos de distintas plataformas musicales- y nuevamente utilizando a Spotify de ejemplo, dentro de los usuarios de esta aplicación, tan solo el 23% de ellos escucha música de artistas femeninas, siendo 44% de éstos, mujeres. 

Las mujeres de la escena urbana chilena: Sus experiencias 

Desde El PUClítico se realizaron entrevistas sobre esta temática a tres mujeres cuya música forma parte del género urbano: Princesa Alba, Akriila y Lafixapilar; las tres muy diferentes y con caminos más o menos largos, pero afines por las dificultades que han experimentado al ser parte de la minoría de esta categoría musical. 

“Al principio para mí fue difícil, porque fui de las primeras que hacía Trap, entonces era difícil porque no habían espacios, no habían plataformas”

expresó Trinidad Riveros, mejor conocida como Princesa Alba. 

Empezó su carrera en el 2017, con la canción “Mi only one”, ahora con más de 3,2 millones  de reproducciones en Youtube. El videoclip de esta canción se grabó en el estadio del club de fútbol Colo-Colo, el Estadio Monumental, ya que la artista es hincha de dicho equipo, inspirando así su nombre Princesa Alba

“Tampoco en ese momento había un colectivo de música, entonces cada vez se van haciendo más esas cosas. Ahora siento que hay un apañe gigante entre nosotras entonces sí, se ha aplanado un poquito la cancha”, agrega la cantante. 

Diferente es el caso de Fernanda Sepúlveda, cuyo nombre artístico es Akriila:  “Cuando empecé a hacer música, estaba encerrada por la cuarentena y ahí era más fácil hacer música pues no habían malos comentarios, no tenía malas miradas ni nada. Y ya cuando empecé a salir, empecé a hacer shows, me daba cuenta que había un trato distinto, más frágil”, cuenta la artista. 

Los comienzos de Akriila fueron bastante particulares, ya que debutó durante la pandemia -en el 2020- con canciones como “Dando Vuelta” y “VELOUR”; grabadas en el auto de su mamá. Si bien es una artista emergente, ya se ha presentado en grandes escenarios como el Primavera Sound del año pasado. 

Pilar Díaz Reyes, conocida actualmente como Lafixapilar, es una mujer de la tercera edad y cantante de música urbana. Se hizo conocer a través de TikTok, luego de que se viralizara un video de ella increpando a una vecina; después de esto publicó su canción “Mambito de Barrio”, la cual al día de hoy tiene más de 4 millones de visualizaciones. 

“Yo nunca busqué esta fama y me llegó. Ahora ando componiendo música, soy una cantante, una artista y es muy lindo”, comenta Pilar. 

Principales problemáticas dentro de la industria 

La inequidad de género se evidencia de forma distinta en cada parte de la vida de las mujeres. En el caso de la música, y en el género urbano específicamente,  no se trata simplemente de que “haya pocas mujeres”, sino que además, a las artistas se les exigen ciertos estándares. Akriila, detalla sobre esta situación: “A las mujeres se les dan muchas más expectativas, tiene que tener un show sí o sí con bailarinas por ejemplo, mientras que los hombres pueden tener un show sin polera no más y será igual de querido”. 

Según un estudio realizado por el Observatorio de Cultura, las mujeres que forman parte de la industria musical contemporánea deben además, vivir situaciones hostiles dentro del género, donde de sobremanera deben mostrar su valor solo por el hecho de ser mujeres. En línea con lo expuesto en el artículo, Fernanda declara: “Yo por ejemplo vengo acá, me dicen ‘¿Ah y tú hací Trap?, y esperan como algo muy nada que ver con lo que hago; son detalles de los que te das cuenta que suceden solo porque eres mujer”. Aparte de esto, se viven constantes discriminaciones, exclusiones sistemáticas y otros modos de deslegitimación más discretos, como burlas e ironías hacia su trabajo o el desempeño de éste. 

Princesa Alba manifiesta un obstáculo distinto, ligado a la participación femenina en eventos masivos musicales: “Es súper dispareja la cuota de mujeres en participación de mujeres en festivales, por ejemplo, en el Lollapalooza siempre tiende a ser un 70-30 de hombres y mujeres”. Efectivamente, en dicho festival este año hubo 23 de 81 artistas mujeres, lo que equivale al 28,4%. 

Junto con esto menciona que “hay pocas mujeres managers, pocas técnicas, sonidistas, pocas productoras”; siendo esto respaldado por el estudio de Women’s Audio Mission, existen menos de 5% de mujeres productoras o ingenieros de sonido en el mundo.

Ser parte del cambio 

A pesar de estas problemáticas, que aún afectan a miles de mujeres dentro de la industria y fuera de ella, han habido avances importantes. Akriila manifiesta que: “Sería muy bacán que la gente se siente a escuchar música femenina porque muchas veces dicen que no hay cabras, y es mentira, hay caleta, pero no las descubren. No se dan el tiempo para conocerlas”.  Esto se ajusta a lo mencionado por Princesa Alba, quien sostiene que una forma de hacer más equitativa la cancha es, desde la posición de espectadores y consumidores de la industria debemos hacer un esfuerzo por incorporar y preferir música femenina en nuestro día a día. Mientras que desde las autoridades, menciona Trinidad, que las mismas podrían ayudar tirando fondos y becas para poder ayudar a las mujeres a seguir rompiéndola. Concuerda con ellas Lafixapilar, quien afirma simplemente: “Hay que apoyar a las mujeres”. 

Akriila también coincide con esta afirmación, comentando que es necesario darle un espacio a las mujeres para conocerlas: “Si estás organizando un show y necesitas a alguien que te lo telonee, búscate una cabra de tu región. Siento que radica en el apoyo que das”. 

A las mujeres que quieren formar parte de la industria, Trinidad comparte especialmente que si bien es un camino complicado, vale mucho la pena: “Espero que en unos años estemos sobrepoblando la industria musical, que seamos mayoría. Así que ahí las vamos a estar esperando y apoyándolas”. 


Nota realizada por Victoria García, Sofía Ortiz y Florencia Spotorno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

“Contamos con ellos y que cuenten con nosotros”: Lanzamiento de Chile Necesita ESI por estudiantes UC recibe atención del gobierno

La iniciativa encarrilada mediante la Escuela Abierta recibirá durante los próximos meses…

60 mil pesos, dos comisiones de disciplina y múltiples renuncias: cronología de lo ocurrido con Avanzar

El pasado jueves 15 de junio, posterior a que el Consejero Territorial…

[50 AÑOS] Soledad Castillo: Adolescente detenida en Villa Grimaldi

Soledad es abogada y dedica su vida a defender los derechos humanos.…

¿Pausa al júbilo de las elecciones? Las claves para entender qué pasó después del conteo

Horas de reuniones, telefonazos y largas conversaciones han habido desde que se…