La política no es quien tiene la razón, sino que lleguemos a que tengamos la razón

Los últimos años en la política universitaria han sido desastrosos a nivel de participación y representación, al estudiante común ya no le interesa ser parte de los procesos democráticos que ocurren alrededor del ambiente universitario, y esto se puede demostrar básicamente con los datos de las ultimas 3 elecciones FEUC, donde se ha alcanzado de manera casi milagrosa el quórum necesario para que tengamos representantes en el año que viene, incluso con votación online. Pero ¿A qué se debe esta baja tan crítica en la participación? ¿Qué podemos hacer al respecto?

En palabras simples, y para resumir mi punto principal, la política universitaria se ha transformado en un campo de batalla en vez de un espacio de soluciones. Actualmente, es simplemente ir a escuchar los diferentes consejos generacionales o el consejo FEUC para darse cuenta de la grave e incómoda situación que se está viviendo en este entorno, todos se apuntan con el dedo, todos están intentando encontrar la debilidad del “contrincante” para declararse el ganador de la partida y que todos lo miren como: ‘Oh, el tenía razón’.

Es una pelea inmadura, sin ningún tipo de sentido, pelean para obtener poder e imponer su doctrina por sobre los demás, es casi irónico, como no somos para nada diferentes a la política actual chilena, y la mayoría de estos movimientos tienen en su eslogan: “Haremos las cosas diferentes”. No hay autocritica, no hay una mirada interna acerca de cómo crear espacios para que nuestra universidad se vea inmersa en este mundo tan productivo que es la política, un mundo que controla el futuro de nuestro alrededor. Es lamentable, escuchar frases como ‘Es que tú no has venido’ o ‘No has hecho tu pega bien’, y esto no es solo de parte de un sector, es transversal.

Y esto no solo ocurre de manera externa a la comunidad universitaria, también ocurre de manera interna dentro cada movimiento político, ejemplo claro de esto, es lo que ha ocurrido con Avanzar en las semanas anteriores, en vez de construir entre todos un movimiento que haga la diferencia y que quiera el bien para el estudiantado, se destruyeron a sí mismos para obtener poder, para obtener influencia, y si eso significaba destruir a miembros que eran parte de la misma causa, no les importaba, lo que importaba era el beneficio personal, ganar.

Entonces, les pregunto a ustedes queridos representantes estudiantiles, en vez de estar buscando a quien culpar, ¿No han visto en que se han transformado? ¿No se han preguntado por qué la gente ni siquiera quiere votar en sistemas online? Están cansados, estoy cansado, porque tenemos claro que, aunque voten, no cambiará nada, no habrá algo significativo, seguirán peleando, seguirán gritándose… Entonces ¿Por qué sería parte de esto, sino es para perder el tiempo?

Quiero felicitar a los movimientos políticos actuales, por transformar la política en una burbuja, donde nadie quiere entrar, crearon su propio espacio de confort, ahora, ¡Disfruten lo que queda! Porque si siguen así, dentro de unos años, no habrá política a la cual pertenecer.

En vez de estar perdiendo el tiempo en banalidades, ¿Por qué no escuchan por lo menos una vez? ¿Por qué no analizan que es lo que realmente está ocurriendo? ¿Por qué no en vez de estar buscando el talón de Aquiles del movimiento contrario, buscan la solución para seguir existiendo? El secreto no está en hacer más posts, el secreto no esta en hacer más actividades, el secreto está en transformar la política en el hogar del futuro, en el lugar donde la gente llegue con sus ideas y transforme nuestra universidad. Les invito a cada uno de los representantes estudiantiles salir un día al patio de su facultad, ir a hablarle a alguien y preguntarle: ¿Qué es lo que te gustaría para nuestra escuela?

La política no es quién gana, es ver cómo ganamos.

Maximiliano José Militzer Umaran
Estudiante Ingeniería Civil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Plebiscito y desinformación

A más de una semana de transcurrido el plebiscito de salida por una nueva constitución, los resultados de esta aún dan de qué hablar. Y es que la diferencia entre el Rechazo y el Apruebo fue sorpresivamente amplia y, así como en cualquier elección, los ganadores celebran y los derrotados se lamentan.

La minoría falsa

Estimada directora, Hace tiempo que ya somos conscientes, en particular las mujeres,…

Falta de comunicación

Estimado director, Si tuviese una moneda por cada “¿Para que votar si…

Tarjeta en impresión.

$89.600 pesos. Esa es la suma exorbitante que ha gastado cada novate…