Señor director:

La actual época electoral ha traído nuevamente consigo acalorados debates y la consecuente apertura del espacio público a la lucha de ideas. Sin embargo, me resulta sumamente preocupante que, en los debates que he visto, siempre se termina transitando hacia el camino de las falacias. Se ha vuelto muy común el uso del argumento ad hominem para desvirtuar el proyecto político de algún movimiento: se menoscaba a sus integrantes, se “tocan” heridas del pasado, o se llama a no elegirlos porque en sus principios se señala una u otra postura de un tema siempre conflictivo y que no se relaciona con su programa.

Así, los debates en la UC carecen de altura de miras y rozan un nivel poco acorde a nuestra formación universitaria. Me apena ver que lo que valida la postura de un movimiento político muchas veces no es la solidez de sus argumentos, sino que su capacidad para insultar y gritar más fuerte.

Pablo González Calderón

Estudiante de Ingeniería Civil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Plebiscito y desinformación

A más de una semana de transcurrido el plebiscito de salida por una nueva constitución, los resultados de esta aún dan de qué hablar. Y es que la diferencia entre el Rechazo y el Apruebo fue sorpresivamente amplia y, así como en cualquier elección, los ganadores celebran y los derrotados se lamentan.

Falta de comunicación

Estimado director, Si tuviese una moneda por cada “¿Para que votar si…

La minoría falsa

Estimada directora, Hace tiempo que ya somos conscientes, en particular las mujeres,…

Tarjeta en impresión.

$89.600 pesos. Esa es la suma exorbitante que ha gastado cada novate…