Desde el inicio del año académico, los estudiantes de Campus Oriente UC nos encontramos sin casino. No hubo ninguna clase de aviso ni modificación en la publicidad de este servicio durante al menos todo el mes de marzo, por tanto, todos los estudiantes – tanto novatos como de admisiones anteriores- nos enteramos de su inexistencia una vez iniciado el año.

Creemos que está demás sobre explicar las infinitas problemáticas que esto le provocó a gran parte de la comunidad del Campus; no olvidemos que el casino era utilizado por docentes, administrativos y estudiantes. Especialmente, precarizando la alimentación de quienes son beneficiarios de la BAES-JUNAEB, quienes no tenían dónde almorzar sin desbancar al menos 1/8 de su saldo mensual en un solo almuerzo.

Dada esta situación, como representantes hemos mantenido de manera permanente diálogo con la Dirección de Infraestructura, la DAE y la Facultad, con quienes luego de ciertos ninguneos – o directamente faltas de respeto-, le dieron relevancia a esta situación una vez nos dirigimos a ellos con la Federación a nuestro respaldo. Rápidamente, dada la presencia de la FEUC en las reuniones, nos comunican soluciones parche: ahora los tres puntos de alimentación del campus tienen almuerzos con precios justos para quienes son beneficiarios de la BAES.

Agradecemos tales avances, aunque nos sorprende que la primera vez que nos comunicamos con ellos sus respuestas fueron que no tenían cómo ayudar o modificar las deficiencias alimenticias de los estudiantes del campus. Para nosotros, esto sólo evidencia que las demandas son tomadas en serio una vez la Federación se involucra. Bajo esta misma lógica, le solicitamos a la presidenta de la Federación que presentara una carta redactada por nosotros y la Directiva FEUC en Honorable Consejo Superior. En esta, estaba expuesta la problemática y exigimos una respuesta concreta a la Vicerrectoría Económica con plazo de respuesta al 17 de abril.

Aún estamos a la espera. El año sólo avanza y se van sumando los días sin casino.

Sencillamente, como representantes de Campus Oriente, traducimos este problema como una materialización del desinterés histórico que “la mejor universidad del país” tiene hacia las carreras artísticas. Somos alrededor de mil estudiantes, una porción ínfima del campo estudiantil, pero eso no es motivo para que seamos ignorados frente a los problemas que nos están ocurriendo. Incluso, percibimos que la problemática no puede  dialogarse con los administrativos de la Facultad, pues parece un tema vetado de opinión y solidaridad para ellos. Esto sólo nos reafirma que somos el último eslabón de la jerarquía universitaria. Está claro que no existe empatía ni intención para la búsqueda en conjunto de una solución a este problema que para nosotros y el estudiantado resulta cada día más urgente.

Sin mucho más que agregar, se nos van agotando las estrategias para exigir una alimentación digna. Como representantes estudiantiles tomamos la vía diplomática y ya hicimos todo lo que podíamos hacer de forma burocrática.

¿Debemos acaso movilizarnos o manifestarnos ahora que el diálogo se vio interrumpido de parte de la Universidad? Parece ser la única manera de provocar cambios en beneficio de la comunidad estudiantil: Rebelándonos.

Lupe Sepúlveda – Consejera Territorial de Campus Oriente 2024

Centro de Estudiantes de Actuación

Centro de Estudiantes de Arte

Centro de Estudiantes de Estética

Centro de Estudiantes de Música

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Plebiscito y desinformación

A más de una semana de transcurrido el plebiscito de salida por una nueva constitución, los resultados de esta aún dan de qué hablar. Y es que la diferencia entre el Rechazo y el Apruebo fue sorpresivamente amplia y, así como en cualquier elección, los ganadores celebran y los derrotados se lamentan.

Falta de comunicación

Estimado director, Si tuviese una moneda por cada “¿Para que votar si…

La minoría falsa

Estimada directora, Hace tiempo que ya somos conscientes, en particular las mujeres,…

Tarjeta en impresión.

$89.600 pesos. Esa es la suma exorbitante que ha gastado cada novate…