Si queremos debatir sobre la ESI (Educación Sexual Integral) debemos partir por analizarla con altura de mira.

Un sector peca extrapolando la ESI a una corrupción moral, mientras que otro peca  reduciéndola a una educación preventiva que no prevé costos. 

Revisemos la experiencia comparada. Un estudio analizó la implementación de políticas educativas sexuales en 48 países y evidenció una reducción en enfermedades de transmisión sexual (SSR), VIH y embarazos no deseados (UNESCO, 2021). 

Un buen ejemplo es Holanda, que promulgó la ESI en 2012. Como resultado los jóvenes comenzaron a tener actividades sexuales más tardías y se redujeron los embarazos en adolescentes (Cifuentes, P. 2020).

Asimismo, es indispensable enfrentar los abusos sexuales a menores de edad. En especial teniendo en cuenta que las denuncias por este ilícito aumentaron un 42% en 2022 (Amparo y Justicia, 2023).

Sin embargo, todo lo anteriormente dicho no sirve de nada si no se cumplen 3 reglas: 1) el contenido debe ser aceptado transversalmente; 2) los establecimientos deben tener la libertad de agregar temas con consentimiento de las familias; 3) debe haber una edad mínima prudente.

Una buena ESI es la que resuelve problemas esenciales y no cae en caprichos ideológicos que desvirtúan su propósito central. Una buena ESI es la que fomenta el cuidado, la consciencia y la tolerancia. 

BORJA YÁÑEZ MORALES

Estudiante de Derecho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Plebiscito y desinformación

A más de una semana de transcurrido el plebiscito de salida por una nueva constitución, los resultados de esta aún dan de qué hablar. Y es que la diferencia entre el Rechazo y el Apruebo fue sorpresivamente amplia y, así como en cualquier elección, los ganadores celebran y los derrotados se lamentan.

Falta de comunicación

Estimado director, Si tuviese una moneda por cada “¿Para que votar si…

La minoría falsa

Estimada directora, Hace tiempo que ya somos conscientes, en particular las mujeres,…

Tarjeta en impresión.

$89.600 pesos. Esa es la suma exorbitante que ha gastado cada novate…