El discursillo de la despolitización, o el de ser apolítico, es una especie de fetichismo político (que ironía, ¿no?) en boca de muchos, aún más cuando se acercan elecciones. Si comprendemos a un centro de estudiantes como si mismo, es un organismo de representación, adivinen, política. En la mayoría de los casos, tiene la facultad de abrir espacios de encuentro y recreación para sus representados, además de resolver sus problemas en la medida de lo posible.

En cuanto a ser seres políticos por naturaleza, si se nos representa debe ser mediante la política, entendiéndola como la forma de resolver los problemas sin necesidad de conflicto (o, en nuestro caso, atender también a ciertas necesidades).

Podríamos también considerar el dialogar y tratar de atender a la “totalidad” de los representados, y no sólo a una fracción de su electorado, como parte de lo político de un centro de estudiantes.

Si le quitamos el carácter político a un centro de estudiantes, probablemente derivemos en elegir a un Call Center cada año, cuando la elección funcione debidamente.

Ahora a modo de consulta: ¿Hay un diálogo constante con los representados? ¿Hay encuentro y espacios concretamente abiertos?

Los despolitizadores hicieron bien la pega, pues sinceramente creo que un Call Center es más cercano a los representados que el dichoso organismo que no parece ser otra cosa más que un cuarto acristalado detrás del castaño, un fantasma del imaginario colectivo, ajeno a quién supone ser propio, a los estudiantes de College.

Alexis Farías

Estudiante de College

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Plebiscito y desinformación

A más de una semana de transcurrido el plebiscito de salida por una nueva constitución, los resultados de esta aún dan de qué hablar. Y es que la diferencia entre el Rechazo y el Apruebo fue sorpresivamente amplia y, así como en cualquier elección, los ganadores celebran y los derrotados se lamentan.

Falta de comunicación

Estimado director, Si tuviese una moneda por cada “¿Para que votar si…

La minoría falsa

Estimada directora, Hace tiempo que ya somos conscientes, en particular las mujeres,…

Tarjeta en impresión.

$89.600 pesos. Esa es la suma exorbitante que ha gastado cada novate…